¿Por qué es Chomsky tan importante?

Bildergebnis für dibujos creativos de Chomsky

La principal aportación de Chomsky a la lingüística moderna, y que ciertamente transciende esta disciplina, es el haber introducido en un contexto moderno y científico una visión de la mente y la cognición humanas opuesta al empiricismo originado por Hume y Locke. Según ese punto de vista, la mente es una especie de ‘pizarra en blanco’ (tabula rasa) y la experiencia escribe en esa pizarra dando forma a los sistemas de conocimiento. La mente, así, es un reflejo de las regularidades estadísticas del mundo externo en el que se desarrolla. Pero el trabajo de Chomsky sobre la sintaxis de las lenguas humanas vino a poner de manifiesto que este modelo era clamorosamente insuficiente para explicar cuál es la estructura de las lenguas y cómo es posible que los niños las adquieran. Lo que vino a mostrar ya en sus primeros trabajos es que los hablantes saben mucho más de lo que han podido aprender a partir de los estímulos lingüísticos del entorno. Por así decirlo, Chomsky descubrió que hay una estructura computacional compleja e interna subyacente a las secuencias lineales de palabras de la gramática tradicional, y argumentó, en contra de la visión imperante en el momento, que el origen de esa estructura está en el propio cerebro, y no fuera del mismo. El lenguaje se convertía entonces en una especie de ‘objeto natural’, un atributo de nuestra especie (seguramente resultado de la evolución natural) que merecía ser estudiado como cualquier otro objeto de estudio de la ciencia natural.

Tal y como lo formula Smith, Chomsky es importante porque “ha demostrado que en realidad hay un único lenguaje humano: que la inmensa complejidad de las incontables lenguas que oímos a nuestro alrededor no pueden ser otra cosa que variaciones sobre un único tema. Ha revolucionado la lingüística, y al hacerlo ha introducido un zorro en el gallinero filosófico. Ha resucitado la teoría de las ideas innatas, ha demostrando que una parte considerable de nuestro conocimiento está determinada genéticamente; ha rehabilitado ideas racionalistas con siglos de antigüedad, pero que habían caído en el descrédito; y ha aportado pruebas de que el ‘conocimiento inconsciente’ es lo que subyace a nuestra capacidad de hablar y de entender. Ha contradicho a la escuela del conductismo, dominante en el ámbito de la psicología, y ha restituido el protagonismo de la mente en el estudio del ser humano. En pocas palabras: Chomsky ha cambiado nuestra forma de pensar en nosotros mismos, labrándose un lugar en la historia del pensamiento a la altura de Darwin y de Descartes.

Lo que hace revolucionaria la aportación inicial de Chomsky, lo que permite que podamos considerarlo uno de los fundadores de la ciencia cognitiva, es que mostró que una gramática no es una descripción más o menos sistemática de una lengua, sino que es una teoría de una lengua, y, como tal, dicha teoría está sujeta en su construcción y en su evaluación a las mismas restricciones y principios que cualquier otra teoría científica. Otro logro central y revolucionario, incontestable, de Chomsky fue situar la sintaxis en el centro de la teoría lingüística. Y la sintaxis está relacionada con uno de los rasgos centrales y definitorios del lenguaje y del pensamiento humanos: la creatividad.

El efecto central de esta aproximación chomskiana al lenguaje fue mostrar que el comportamiento lingüístico implica el uso de un conocimiento del lenguaje, y que dicho conocimiento no se plasma o realiza de manera directa en el comportamiento. Se plantea entonces, como señala Otero, un problema de complejidad cualitativo y no cuantitativo: la única salida del atolladero era entonces postular un nivel abstracto de ‘mente’ como un principio explicativo (un poco como Newton había postulado la gravedad) y proceder a estudiar sus propiedades y organización. Lo que impulsó Chomsky fue, por tanto, un cambio radical de perspectiva en la ciencia cognitiva: del estudio del comportamiento y de los resultados del comportamiento, al estudio de los sistemas mentales de computación y representación. La consecuencia directa es que entonces el estudio de la mente/cerebro (recuérdese que la mente es una visión abstracta del cerebro) se puede hacer sin apartarse del método estándar de las ciencias naturales.

Vía: Zaragoza Lingüística

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s